¿Cómo se investiga a las ballenas y delfines?

En WDC creemos que existen muchas formas de estudiar a los cetáceos sin molestarlos y que no hay ninguna razón que justifique mantener ballenas y delfines en cautiverio, o incluso matarlos para poder estudiarlos.
 A continuación te presentamos algunas de las técnicas de investigación más utilizadas para estudiar a las ballenas, delfines y marsopas sin lastimarlos o molestarlos.

Fotoidentificación:
¿Sabías que los científicos que estudian ballenas, delfines y marsopas, utilizan fotografías para poder identificarlos individualmente? Esta técnica se llama fotoidentificación.
Aunque todos los animales que pertenecen a una misma especie se parecen, al igual que nosotros cada uno de ellos posee características propias tales como cicatrices, lunares y otras marcas naturales, que los hace diferentes al resto.

En el caso de los delfines, además de marcas naturales y la forma de sus  aletas.

Para estudiar a las Orcas además de esto  se utiliza la forma y coloración que toma una mancha que poseen los ejemplares de esta especie en la región posterior de su dorso conocida como “montura”. La forma y tamaño de las aletas permite diferenciar machos adultos, de hembras y juveniles.

Además también una mancha en la región ventral conocida como “tridente” permite identificar hembras de machos. Las Orcas no son el único ejemplo. Además de poder identificar a diferentes animales por sus marcas naturales, machos y hembras de Tonina overa  poseen una mancha en la región ventral que también permite diferenciar ambos sexos.

Muchas de las palabras utilizadas en este texto se encuentran subrayadas. Haciendo “click” en ellas accederás a nuestro Diccionario, en donde hallarás su significado. Si encuentras más palabras cuyo significado desconoces, visita  esta sección para ver si te ayuda y si no las encuentras, contáctanos escribiéndonos a: info.la@whales.org

Acústica 
¿Sabías que el sonido se propaga alrededor de 5 veces más rápido en el agua que en el aire?
Esta característica del sonido es muy utilizada por los cetáceos, muchísimo más que su vista, ya que la luz no penetra a mucha profundidad en el agua.
Por este motivo, producir sonidos y escuchar es fundamental para los delfines, ballenas y marsopas que viven en mares, océanos e incluso, en algunos ríos donde la visibilidad no es tan buena como en el aire.
Estos animales producen una gran cantidad de sonidos para comunicarse con otros individuos que se encuentran cerca o a grandes distancias, para buscar alimento y para explorar a su alrededor mientras nadan. Todos los delfines y marsopas, utilizando esta propiedad del agua, han desarrollado un sistema de biosonar (semejante al de los murciélagos) conocido como ecolocación o ecolocalización.
Este sistema consiste en emitir sonidos que rebotan al chocar contra objetos que tienen  a su alrededor (peces y otros habitantes del océano, otros integrantes de su grupo, rocas, algas, etc.) lo que les permite tener una idea más completa del mundo que los rodea,  escuchando el eco producido por todos estos objetos y organismos en el agua.
En otros casos esos sonidos, son utilizados para cazar a sus presas y hasta comunicarse con otros integrantes de su especie, ya sea dentro de un grupo familiar como ocurre con las Orcas, o para atraer a una hembra durante la etapa reproductiva como ocurre con las Ballenas jorobadas.
Escuchando estos sonidos, los científicos podemos conocer mejor a estos fascinantes animales.
Estudiar los sonidos de los cetáceos también es una manera de conservarlos. Muchas actividades  que realizan las personas en el mar, como el uso de embarcaciones  recreativas, la búsqueda de petróleo, los sonares de los  barcos y submarinos entre otros, generan mucho ruido en el océano, el cual podría impedir que los animales se escuchen entre sí o encuentren el alimento. Mediante el uso de hidrófonos, podemos llegar a darnos cuenta si una especie está siendo afectada por alguna de estas actividades e intentar que se tomen medidas para reducir el impacto y lograr una mejor conservación de la especie.

Muchas de las palabras utilizadas en este texto se encuentran subrayadas. Haciendo “click” en ellas accederás a nuestro Diccionario, en donde hallarás su significado. Si encuentras más palabras cuyo significado desconoces, visita  esta sección para ver si te ayuda y si no las encuentras, contáctanos escribiéndonos a: info.la@whales.org

Análisis de datos de Avistamiento y Varamientos:
Muchas veces,  resulta muy útil la obtención de información proveniente de datos de personas que sin buscarlo, se encuentran con cetáceos.
Estos datos una vez obtenidos y analizados, permiten obtener información no sólo sobre la presencia de determinadas especies en una región, sino también sobre posibles cambios en su distribución, sobre todo en lugares donde llevar adelante estudios es muy difícil.
Otro ejemplo de este tipo de información son los datos generados por la recuperación de cetáceos que han varado y muerto. Son muchas las causas por las que un cetáceo puede varar y morir. Luego de examinar un animal que ha muerto, los especialistas pueden determinar las causas de su muerte (por ejemplo si se encontraba enfermo) y tomar muestras que permiten determinar su edad,  hacer estudios genéticos, de contaminación, etc.

En WDC además, hemos diseñado una planilla de avistaje de cetáceos que puede ser descargada de este sitio para aquellos que deseen colaborar con nuestro trabajo. Las hemos dividido básicamente en dos, una con especies que son vistas en el Caribe y Centroamérica y otra para las aguas de Sudamérica.

2017-05-12: Descubren En Perú Fósil Emparentado Con Las Ballenas Modernas.

2017-04-28: Una Oruga Como Solución A La Contaminación Por Plástico

2017-04-11: Niños Sordos Experimentan La Belleza Del Canto De Ballenas Por Primera Vez